Ten cuidado con lo que deseas

Él intentaba convencerla. Intentaba entrar y salir para engancharla. Guardarse alguna carta. Ella no era de esas, ni escribía ni llamaba. ¿Por qué? Ni dejaba huella. Él se preguntaba si lo había hecho alguna vez. Si existía tal excepción. Ella tan acostumbrada a esos juegos que tanto le atraían. Otro de la lista más. A otro al cual le iba a ganar. Tantos años consumiendo noches de las que nunca se acaban. En cambio le llamaba la atención él, tan directo cuando le hablaba. Tan hombre para decirle en pocas palabras lo que pensaba. Ya le había dicho un par de veces que no, pero ella sabía que sí. Hay intuiciones que no necesitan palabras.  Tan seguro de si mismo, tan imprevisible, tan fuerte. Quizás otro reto más. Ella se veía atrapada en ese mundo nocturno donde buscaba alivio a las complicaciones de su existencia y cada vez necesitaba adicciones más fuertes. La cuestión es donde estaba el límite de ellas.

Y él que no encontraba explicación, se veía empeñado en conquistar mucho más que ese cuerpo. Ese mérito que traía consigo esa misión aún sabiendo que no le iba a traer nada bueno.

Continuará…

BP

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s