Déjate ya de historias

Normalmente durante el camino hacia tus sueños existen altibajos, caídas libres, desviaciones y miles de miles de piedras. De repente, nada sale como lo tenías planeado. Se derrumba el muro. No hay más asfalto. Una grieta aparece. Y luego otra. Frustración. Desesperación. Incredulidad. Negación.

¿Y ahora qué? No todos hemos nacido con la oportunidad hecha y colocada directamente en nuestras manos o no partimos de las mismas condiciones que otros. Las oportunidades se buscan desesperadamente y cuesta mucho encontrarlas. Normalmente, no caen del cielo y se colocan en tus manos sin apenas esfuerzo. Normalmente.

Si estás pasando por un mal momento, el camino tiene una cuesta muy muy alta o simplemente, estás cansado. Para y respira. Haz la mochila y sal de la ciudad, este fin de semana. Ves al mar a pasar un par de días. Aunque sea invierno, está todo mucho más tranquilo. Deja el móvil en el cajón. Realmente, no lo necesitas. Camina por la orilla de playa, abre una botella de vino, duerme la siesta. Y recuerda tus sueños y objetivos. Como quieres construirlos y en que etapa te encuentras actualmente. Echa un vistazo al pasado y busca el mismo exacto día en el que estabas hace 2 años. Y mira a tu proyección pasada, quien eras y que sentías. ¿A qué no te pareces en nada? Sonríe por los recuerdos vividos y enfócate en lo que está por venir. Lo malo está para que sepas que es lo bueno. Si no, no tendrías forma de saberlo.

Y no te canses de luchar, aunque estés agotado. Esta frase se lee por muchos lados y se dice en muchos bares. Y se cumple. Porqué al final quién triunfa, es el que nunca se rinde. Porqué aunque le digan no, no, no, y no; el seguirá hasta encontrar su sí, sí y sí. El fracaso no significa perderlo todo, el fracaso muchas veces es un no a una respuesta que creías que iba a ser un sí.

El camino hacia tus sueños es una carrera de fondo. No mires atrás porqué te pararás. Piensa en la meta y piensa en el sentimiento de tocarla simplemente con la punta de las yemas de tus dedos y de lo que increíble que te sientes al hacerlo. Porqué no hay nada como sentirse satisfecho con uno mismo y con lo que uno hace, con lo que ha uno hecho y con lo que uno puede que haga.

Esta frase la he visto por ahí hoy y… así es. En el clavo.

Keep going.
Keep going.

 

Step by step

 

Leticia Lorena Puertas

Anuncios

2 comentarios en “Déjate ya de historias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s