Ten cuidado con lo que deseas

Él intentaba convencerla. Intentaba entrar y salir para engancharla. Guardarse alguna carta. Ella no era de esas, ni escribía ni llamaba. ¿Por qué? Ni dejaba huella. Él se preguntaba si lo había hecho alguna vez. Si existía tal excepción. Ella tan acostumbrada a esos juegos que tanto le atraían. Otro de la lista más. A otro al cual le iba a ganar. Tantos años consumiendo noches de las que nunca se acaban. En cambio le llamaba la atención él, tan directo cuando le hablaba. Tan hombre para decirle en pocas palabras lo que pensaba. Ya le había dicho un par de veces que no, pero ella sabía que sí. Hay intuiciones que no necesitan palabras.  Tan seguro de si mismo, tan imprevisible, tan fuerte. Quizás otro reto más. Ella se veía atrapada en ese mundo nocturno donde buscaba alivio a las complicaciones de su existencia y cada vez necesitaba adicciones más fuertes. La cuestión es donde estaba el límite de ellas.

Y él que no encontraba explicación, se veía empeñado en conquistar mucho más que ese cuerpo. Ese mérito que traía consigo esa misión aún sabiendo que no le iba a traer nada bueno.

Continuará…

BP

Survivor

Dicen que hay cicatrices tan profundas en tu corazón que nunca se curan…

La primera vez que alguien te amó y te traicionó.

La pérdida de un ser querido en determinadas circunstancias.

La incomprensión de un alma incomprendida.

La decisión de un adiós sin fecha de caducidad.

La obligación de decidir marchar o marcharse.

Llegan a curarse pero sabes que siempre dolerán.

Siempre dolerán como la llegada de las lluvias una tarde de otoño cuando le recuerdan a alguien que su vida estuvo más que pendiente de un hilo durante varias horas.

Hey survivor, don’t be you afraid. We are waiting for you
and soon you’ll be back again.

LLPB

París siempre será una buena idea

Siempre nos quedará Paris, me dijo él al marcharse. O eso pensé yo. Yo había soñado infinitas veces con ese viaje. Los dos juntos perdidos por las calles parisinas intentando encontrar la Torre Eiffel después de bebernos un par de botellas de vino o de champagne junto al Sena y como no, pecando con un par de cigarrillos. Esa mágica ciudad que brinda ciertos de oportunidades para los enamorados y que hubiera significado para nosotros, un sí rotundo a nuestra posible relación. Confirmar todas las expectativas, superar barreras y aplastar todo miedo posible. Lograr alcanzar la meta…

Pero ya esa meta no existe. Yo hice que te marchases, no quería volver a soñar con esa posibilidad contigo. Te cerré la puerta completamente para que no entrases. Porqué si tenía que hacer ese gran sacrificio, no valía la pena.

Ten en cuenta, que todo tiene un precio.

Y más vale que te quieran bien y poco, que te quieran mucho y mal.

Nunca mendigues amor.

Leticia Lorena Puertas

Pasión va con pasión

Ella era tan loca, tan extremista y tan adicta a la vida nocturna. Todos sabían que pies pisaban cada vez que ella entraba en todos sus locales de la ciudad. Había pertenecido a mil y un hombres, a todos al mismo tiempo y a ninguno a la vez. Indomable, los trucos a los que ella recurría para permanecer viva todo el tiempo, la destrozaban. Controlaba y ganaba todos los partidos o por lo menos eso ella creía. Los desprestigiaba a todos ya que el gol siempre estaba en su portería. Aunque siempre guardaba el comodín que le hacía no sentirse sola, por si alguna vez funcionaba. Quizás su personalidad extrema le había llevado a ser quien era. Quizás no, ella tan dura y tan divertida a la vez. La noche la había seducido, creyendo que ella siempre es el ahora y que esa mala faceta de la vida nunca encontraba esa ansiada fecha de caducidad. Ella tan mítica, había sido la fuente de sus fortunas y de sus desgracias.

Él aparentemente tan normal, uno más. Pero por detrás tan raro, tan difícil de conocer que una vez una conseguía sobrepasar el muro que le cubría cualquiera caía rendida a él, descubriendo sus extraños encantos. Y para él, de nada servía. Demasiada gente le quería o eso pensaba el hombre. Tan polifacético, tan polivalente. Con sus restaurantes y libros pendientes. El arte como forma de expresar su alma casi rota, había conseguido conquistarle. No le habían servido todas las cicatrices que cubrían su helado corazón repleto de pasión y amor pendiente. Las escogía a todas complicadas, compartidas o idealizadas. Parecía una máquina rota, impaciente a que hubiese un ya. Ambicioso y repleto de miedo a la vez. Ninguna le servía ni se le adaptaba.

Cuando casi consiguió liberarse o en ello estaba justo cuando se fijo en la peor de todas, ella.

Ya le dije que nunca se fijara…

Continuará.

BP

P.D.: Pasión va siempre con pasión. Que relación tan incompleta la de ellas dos.
Toma nota:
La normalidad odia a la locura. Y la locura a la normalidad.

 

Más vale bien, que mucho.

Expongo a continuación lo que he aprendido este año (algunas cosas ya las sabía, pero se han vuelto un hecho en mi vida):

  • Toma decisiones, toma todas las que puedas. Porqué los cambios en tu vida suceden gracias a las decisiones que tomas. Puedes decidir todo lo que quieras, desde el color de los calcetines que ponerte hasta si haces hoy la siesta. Algunas decisiones que he tomado este año: Dejar de ver la televisión (solo veo series y películas en inglés por cierto, y leo las noticias cuando me apetece en internet), montar mi propia empresa (apenas llevo un mes) y someterme a una cirugía muy complicada que va a cambiar por completo mi vida.
  • Aprende a conocerte y a quererte a ti mismo. Una vez hayas conseguido una de las tareas más difíciles, te sentirás más tranquilo. Di no a las relaciones tóxicas que en el fondo sabes que no van a llegar a ningún lado. Cuida el templo de tu alma, que es tu cuerpo. Aprende a saber que tú vas primero que todos los demás.
  • NO. No intentes complacer a todo el mundo, así que cuando no te apetezca simplemente niégate sin dar ninguna explicación. Muchas situaciones no necesitan explicaciones.
  • Más vale querer poco y bien, que mal y mucho. Prefiero que me quieras poco y que me quieras bien, que me digas que te quiero un montón y no sepas hacerlo. Trata a las personas que te quieren y quieres, tal y como se merecen. Tal y como te tratas a ti, cuídalas y respétalas.
  • Nadie te regala nada. Nadie. Ni nada te regala a nadie. Y si es así, es falso. El éxito no toca un día a tu puerta y aparece. Tienes que trabajar, trabajar y trabajar. La gente en seguida se cansa. Insiste todo lo que puedas, mantén la mente abierta.
  • Da oportunidades pero con cierto límite. Recuerda si vas a perdonar tienes que olvidar completamente. Sino es así, no ha existido tu perdón.
  • Y pide perdón si es necesario. Todos nos equivocamos sin intención, sé humilde y reconoce tus errores cuando lo has hecho.
  • No traiciones nunca a tus amigos. Sé la persona que te gustaría que fuesen ellos.
  • Ayuda, ayuda y ayuda. Si alguien te pide algo, necesita consejo o lo que sea. Ayuda porqué nunca se sabe cuando tú vas a necesitarla. El mundo es así, un planeta repleto por seres humanos que deben ayudarse unos a otros para crecer.
  • Ten paciencia. A veces para llegar a lo mejor has de pasar por lo peor.
  • Ten esperanza. Tu persona llegará, tu momento llegará. Simplemente no estás preparado aún, no se han dado las condiciones ideales para que os juntéis o no has llegado a tal punto de madurez para que él te encuentre.
  • Si te rompen el corazón, no te preocupes. Amarás a otros hombres y mujeres. El tiempo que es interminable en ciertas situaciones, lo cura todo. Sin amor malo no hay  bueno.
  • Reconoce tus orígenes. Todo lo que sube, baja y todo lo que baja, sube.
  • Sé fiel a tus valores y a tus principios. Es sobre lo que vas a construir tu vida.
  • Recuerda el tiempo pone a todo el mundo en su sitio. Y el karma, sirve a cada uno su plato en el momento justo.
  • La envidia es mala y la frustración es peor. Escucha las críticas, reflexiona y valora. Pero no desperdicies el tiempo en aquellos que intentan derrumbarte, sabes perfectamente quien eres y que es lo quieres.
  • El día que te enamores, has de enamorarte de alguien por sus cualidades. Pero no porqué cumpla una serie de requisitos, elige enamorarte de una mujer/hombre por el amante que es contigo. Lo demás vendrá rodado. No intentes compensar. No hagas lo contrario por seguir unos estándares de vida que están destinados al fracaso. Muchas personas se enamoran de otra como madre y padre de sus futuros hijos, porqué es buena, del ama de casa y no de la persona tal y como es de amante, y eso conduce al fracaso total en el amor. Al final lo que cuenta es cuando te acuestes, nunca te sientas solo.
  • Es muy fácil decir te quiero a solas y difícil decirlo delante de todos los demás.
  • Di lo que piensas y lo que sientes porqué aunque a veces sientas que la otra persona debería saber que es lo que te ha molestado, ella no lo sabe si tú no se lo dices.
  • Deja de quejarte, las quejas tienen un punto. No hay nada peor que oír a una persona estar todo el día quejándose. Y peor aún, no te quejes y no hagas nada.
  • Ya está bien de estar todo el día pensando, las cosas pasan a veces porqué pasan y punto.
  • No tengas miedo a que te quieran y a que te descubran. Las mejores cosas siempre pasan cuando asumes riesgos en tu vida. Recuerda, sin riesgos no hay victorias.
  • Has de saber que a veces las personas cambian. Cambian porqué crecen y porqué les pasan cosas. Pero no vivas con la esperanza de que alguien cambie, porqué otras tantas no cambian.
  • Si no me has querido en mis derrotas, no me quieras en mis victorias.
  • No juzgues a las personas que no conoces porqué no sabes su historia. Tú sabes que a veces te levantas serio, raro y simplemente, idiota. La gente que no está todo el día sonriendo no significa que no sonría o que no sea feliz.
  • En tu vida encontrarás a personas de todo tipo. Buenas, falsas, malas, ignorantes… Quédate con las que saben sacar la mejor versión de ti mismo y conociendo aún la peor, deciden quedarse contigo.
  • NO mendigues la atención de nadie. Puede ser que te guste alguien, saluda y acércate. Presta atención pero ya. Si alguien no quiere escucharte y no quiere acercarse, acéptalo y aunque duela es así y punto. Cuando antes aceptes, mejor.
  • No dejes pasar los trenes, siempre esperando al mejor. Nunca sabes si el mejor va a llegar. Quizás el que vayas a coger ahora te deje en la próxima estación, donde llega el de última tecnología.
  • Piensa siempre en positivo. Los pensamientos positivos atraerán a tu vida cosas, personas y situaciones positivas. Todo funciona como un simple imán.
  • Y por último, nunca pierdas la educación. Nunca sabes donde puedes acabar, así que da siempre las gracias y sé agradecido.

Y ya acabando. Solo quiero dar las mil gracias a la familia que he elegido, que pase lo que pase siempre están ahí. A mi padre y mi abuela que me observan día a día desde el cielo. Y a todas las oportunidades que me ha dado la vida. He perdido a muchas personas importantes pero también he ganado a otras tantas.

|| The best is yet to come ||

***

Leticia Lorena Puertas